Biografía

Sebastián Gayá 392x415
Mons. Sebastián Gayá

Sacerdote y canónigo de la catedral de Mallorca, desempeñó, por la providencia de Dios, un singular papel en los orígenes y en la historia del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

En 1944 fundó la Escuela de Propagandistas del Consejo Diocesano de los Jóvenes de Acción Católica, en cuyo seno se gestó, por un pequeño grupo de sacerdotes y seglares, encabezados éstos por Eduardo Bonnin Aguiló, lo que sería  el Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

En 1947 fue designado por el Arzobispo-Obispo Dr. Miralles, Consiliario Diocesano de los Jóvenes, entre los cuales venía trabajando desde su misma ordenación. Al ser, a un tiempo Canciller-Secretario del Obispado, durante todo el pontificado de Mons. Hervás y contar con su absoluta confianza, se allanaron las dificultades que hubieran podido surgir ante un método entonces tan innovador. Él redactó la carta en la que el Obispo bendecía de antemano el primer Cursillo, cuya clausura estuvo orientada y presidida por D. Sebastián. De él pudo escribir Mons. Hervás que fue uno de los operarios de la primera hora, que ha trabajado durante la mayor parte de su existencia y con ejemplar empeño, como indispensable colaborador de quien fue su obispo… Después de su nombramiento como Consiliario Diocesano de los Jóvenes de Acción Católica y luego Secretario de la Curia se ha ido delineando muy claramente lo que había de ser la vocación principal de su vida: los Cursillos de Cristiandad.

Al ser instituido el Secretariado Nacional de Cursillos de Cristiandad de España, en 1962, el Director del mismo, Mons. Hervás, por entonces obispo de Ciudad Real, solicitó de nuevo su colaboración como Vicedirector, y tras innumerables servicios, continuó trabajando en Cursillos en el cargo de Viceconsiliario Nacional. En 1977 fundó, con un grupo de laicos, la fecunda Escuela de San Pablo, integrada en el Secretariado Diocesano de Madrid. Dada la importancia de su figura en el nacimiento y desarrollo del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y para prolongar su benéfica influencia al servicio de la Iglesia, en el año 2005 se creó la Fundación Sebastián Gayá.